¿#FollowFraude?

¿Está perdiendo su sentido el meme más importante de Twitter?

El 16 de enero de 2009, Micah Baldwin (en ese entonces de Lijit Networks) buscaba hacer conexiones en su red de Twitter. Para facilitar ese proceso -dice en un pequeño perfil realizado por Mashable-, decidió crear un sistema de recomendaciones de usuarios en lo que veía como el día más lento de la semana en la incipiente plataforma. Así nació #FollowFriday, el meme más grande de Twitter, con un simple tweet.

En un año, la red social explotó en Estados Unidos y llegó a Venezuela con la misma fuerza. Los primeros #FollowFriday criollos tenían como meta solidificar esa pequeña red de tuiteros que existía en el país, y complementarla con algunos usuarios interesantes en el exterior. “Yo trataba de meter a todos mis panas en un tweet”, comenta Guillermo Amador, uno de los “cabecillas- de Tweet&Tequeños, la reunión mensual de los “píadores” de Caracas.

Pero a medida que el círculo se expandía en Venezuela, comencé a notar un fenómeno interesante: Los #FollowFriday se expandían exponencialmente y llegaban a convertirse en listas interminables que me hacían no querer abrir el Twitter los viernes. Herramientas de “Auto Follow Friday” como las del Twitter Tag Project y AutoFF comenzaron a quitarle ese carácter personal a las recomendaciones y las convirtieron en larguísimas cadenas de nombres donde este servidor terminaba compartiendo espacios con gente que tiene muy poco -o nada- en común.

“#FollowFriday se convirtió, para muchos, en una especie de voyeur digital: déjame mostrar a quien sigo en twitter para que me vean”, señala Daniel Esparza, director ejecutivo de CódigoVenezuela.com. Es una opinión con la que concuerdo en cierto modo, especialmente cuando veo que usuarios que realmente no necesitan mucho el #FF, como Nelson Bocaranda y Alberto Ravell, son mencionados al menos unas 1.200 veces cada viernes.

Es imposible negar que el meme, como cualquier otra convención social, ha evolucionado. Sería impensable para una dama del siglo XVII que un caballero le salude con un beso en la mejilla. Igual sucede con #FollowFriday, se adapta a la masificación, a los nuevos tiempos -en muchos casos preservando su intención original.  ”Ahora los #FollowFriday pueden separarse en dos ramas -comenta Luis Carlos Díaz, docente e investigador del Centro Gumilla-,  uno es  recomendarle a mis followers algunos otros que considero buenos y  otro es decirle a mis followers amiguitos que los quiero mucho y decírselo todos los viernes bajo la figura del #FF”.

#FollowFriday llegó a Twitter para quedarse, por lo sencillo de hacer y la utilidad de algunas recomendaciones -y lo bien que se siente ser recomendado. Cualquiera sea su caso, personal o profesional, y aunque lo haga con un generador automático, póngale cariño a esos Tweets, comparta una brevísima explicación con sus seguidores del por qué están esos nombres en esa lista. “Hay que hacer un esfuerzo por brindarle sentido al #FF”, expresa la industrióloga y coordinadora de formación de la ONG Liderazgo y Visión, Naibet Soto. No cuesta mucho, sólo unos pocos caracteres en un tweet.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s